lunes, 26 de febrero de 2007

Grabados post-laberinto


Hay tres grandes características de los laberintos: 1) sus cuatro volutas simples y su voluta doble; 2) su asimetría; y 3) el que no es una forma estrictamente circular pues en ella debe aparecer al menos en una ocasión la perpendicularidad de líneas. En su dibujo más acabado hay una cruz en el centro, pero al menos debe contener el eje vertical y la mitad de su brazo horizontal.

Si en un laberinto eliminamos la cruz y efectuamos las uniones que se indican resulta un "laberinto-maze".El recorrido que hacemos es muy semejante al que haríamos en un "laberinto" pero no hay camino de vuelta, no se llega a un "cul de sac". Sería un ejemplo de forma laberíntica estrictamente circular ,pero no es un "laberinto".

Vamos a añadir ahora solo media cruz, y veremos como si se obtiene un laberinto. El brazo izquierdo de la cruz tiene una finalidad "estética" pero no es necesario. El laberinto significa la irrupción de la perpendicularidad de líneas en el paradigma circular; pero bajo la forma de linea que incide perpendicularmente en otra.


Si ahora provocamos un pasillo en el laberinto, este hecho se manifiesta con caminos que inciden en la línea vertical de dos maneras distintas. Los dos caminos que indicamos en A, provocan una voluta. Los que indicamos en B inciden perpendicularmente y provocan dos "cul de sac".


En algunas representaciones simbólicas del laberinto que estudiaremos va a aparecer este hecho que hemos expuesto y que caracteriza a un laberinto si le provocamos un pasillo central. Sin embargo los elementos característicos A y B, no se ponen uno encima de otro, sino que se enfrentan. Así dispuesto el simbolo es susceptible de aparecer dentro de formas circulares. Y ademas provoca una asimetría que antes no existía: nos recuerda que el laberinto es una forma no simétrica.

En otras ocasiones encontraremos solo la voluta.
..........................................................................................................................................................................
.............................................................
Es evidente que la aparición del laberinto supuso una gran revolución, además de un gran prestigio, una confirmación del valor del discurso circular de los petroglifos. Hemos hablado de cinco representaciones de esta compleja forma geométrica en rocas de Galicia. Sobre el laberinto de O Rosal pensamos que está asociada al Monte Tecla que también debe ser considerado un monte sagrado de gran importancia. El laberinto está en su región inmediata. sin embargo no se orienta hacia él sino al NO.

El Laberinto de Oia-Torroña, el quinto de los laberintos gallegos , pertenece a una gran composición y además pensamos que no es neolítico .Vemos en él un gran parecido formal con un grabado de otro lugar en el que aparece un cuchillo; un cuchillo y un "ídolo-menhir". (Simultanamente aparecen ambas cosas. Otras formas figurativas que aparecen en los petroglifos y que la crítica normalmente ha considerado "ídolos", yo creo que no son ídolos sino colosos naturales, rocas antropomorfas..)

Quizás aparezcan algún día otras rocas solo dedicadas al laberinto; pero un número alto indicaría la repetición de una forma muy compleja y grande; que además podría cuestionar el protagonismo único del circulo con punto central.
Empezaremos estudiando una serie de paneles donde, en nuestra opinión, se hace un homenaje al laberinto y que son sobrios en lo figurativo.
En una segunda fase -que culminaría en la Gran Serpiente de Pedra da Boullosa, en Campo Lameiro- aparecerá su representación simbólica dentro de diseños que parecen laberintos, por sus cuernos asimétricos y su tamaño; pero que no lo son . O si lo son: dentro de una geometría pictórica y abstracta . Estos últimos que estudiaremos son Chan de Lagoa I y II, Rotea de Mendo y Pedra da Boullosa; en Campo Lameiro. En esta segunda fase el laberinto aparece dentro de muy largos discursos narrativos y pictóricos, en el que intervienen ciervos y formas geométricas.


laberinto de o Rosal.vemos el rio Miño, detrás de los montes está el Tecla; pero el grabado no se orienta hacia allí. sino hacia el NO. (fot. Leo D. & Monique)