domingo, 18 de febrero de 2007

Los petroglifos de Muros (III)


El lenguaje simbólico se alimenta ahora en un discurso de caminos y trayectos circulares, de recorridos complejos que podemos efectuar si apoyamos nuestro dedo sobre el grabado real, o sobre su reproducción en un libro.
Si yo tuviera que aprenderme de memoria el cuento de Caperucita Roja podría utilizar como soporte nemotécnico cualquier cosa que no fuese un conjunto de círculos concéntricos o formas muy simétricas. Yo creo que a los autores de Narahío I les interesaron mucho los caminos abiertos o aquellos otros que llevan a callejones sin salida . Una forma laberíntica es un juego de caminos que rompe la rigidez unívoca de la espiral; podemos también recorrerlos con el dedo; pero al hacerlo van surgiendo cosas imprevistas; hay puntos señalados que permiten dividir nuestro discurso.Por eso crearon estas formas laberínticas ("mazes") de Narahio I.

En Narahio I hay mas de dos formas pictóricas semejantes relacionadas y son, ahora, formas laberínticas Esta línea de trabajo se desarrolla de forma amplia, pero en todos los casos las formas son estrictamente circulares.

Solo una presenta línea radial: giramos 180º su dibujo y planteamos su descomposición.

Tenemos una figura circular que es el resultado de considerar un pequeño "círculo con punto central" y una forma para la que no tenemos un nombre.Pero este nombre debió existir. La forma aparecerá mas tarde, en Laxa do Carrizo; aunque levemente modificada. No presenta el abultamiento que le da a la figura completa de Narahio I una apariencia femenina.

1 comentario:

Jose Luis Expósito dijo...

soy un simple lector de su blog. me parece increiblemente interesante. Un trabajo espectacular y puesto que forma parte de nuestro pasado le agradezco que haya compartido su trabajo en un blog. Una pregunta: los circulos se dibujaron desde el centro al exterior pero queel primergiro seaa derecha o izquierda puede sersignificativo?