jueves, 10 de enero de 2008

Idoliformes o rocas antropomorfas. Pedra das Ferraduras y Outeiro de Cogoludo (III)


Rotea do Mendo. según Antonio de la Peña

En Rotea de Mendo , en Campo Lameiro, hay también la posibilidad de considerar cuatro o cinco partes, y un discurso narrativo que va de izquierda a derecha. Ahora, en su comienzo, en vez de tres ciervos hay tres formas geométricas "degradadas". En el apartado 4 hay, en mi opinión, la representación simbólica de un laberinto que está de pié y en relación con un jinete. En el 5 vemos un pequeño hombre(?) sobre un ciervo; y encima un símbolo geométrico simple: una situación muy parecida a la del apartado 2 de Outeiro de Cogoludo, que comenté en una entrada anterior en términos de sacralización.

Tengo una propuesta de cronología relativa. La composición de Outeiro de Cogoludo no sería muy lejana en el tiempo al laberinto de Mogor . La de Rotea do Mendo, sería claramente posterior pero anterior a la llegada de los objetos de metal. La de Pedra das Ferraduras es ya calcolítica; en ella se hace referencia a la llegada de los objetos de metal, a la novedad que también fué la roca antropomorfa cilíndrica y transportable .

El "idoliforme" de Outeiro de Cogoludo no nos parece transportable, no está aislado sino unido a una cierva,no podamos cogerlo y situarlo en cualquier sitio, o dejarlo caer desde una altura. No es alargado como un dolmen, no es un dolmen antropomorfo. Tampoco es una estatua con forma no-cilíndrica: no es transportable. Es, en mi opinión,una roca natural antropomorfa.



http://montetecla.blogspot.com/2007_03_01_archive.html#5694586393696032078

http://www.campolameiro.com/petroglifos_a_lagoa_gal.html

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Falando de rocas, mina nai contame:
No campo da moa hai unha fonte fresca e sana, está ó lado da casa de Doña Albara, polo saliente ós vintecinco paso de distancia e con dous metros de fondo, tapada cunha laxe hai unha caixa de prata chea de ouro.
Un día de tantos subín a moa e atopeime un home que coidaba cabalos e pareceume coñecedo o entorno e pregunteille, si sabía cal era a casa esta, a miña sorpres foi que existía, polo visto chamanlle a un outeiro grande que hai no campo da moa e que ó cal se subian os pastores nes para protexerse do lobo.
Gústame moito todo o que contades do laberinto e todo ó relacionado co pedragal, Olimpo Celta.

Jose Luis Galovart. dijo...

hay un artículo de Fernando Alonso Romero, que recoge muchas tradiciones y decires como el de la caja de plata llena de oro que su madre le cuenta. Entre mis links hay una colección de PDF , y uno de ellos lleva a"La leyenda de la reina Lupa en los montes del Pindo".También Jose Barreiro Barral refiere muchas cosas en este sentido.
Otra cuestión es que ,en mi opinión, la importancia del Monte Pindo como monte sagrado es muy anterior a los pueblos celtas de Europa; a la fundición del hierro e incluso a la del cobre.Empieza con el proceso de sedentarización y el conocimiento profundo del territorio.Sus grandes rocas antropomorfas son eternas.