martes, 23 de septiembre de 2008

Círculos incompletos y formas complejas, Los petroglifos de Carnota.Estudio 2.

Sobre un total de 67 grupos de grabados, estudié un numero de 28 en mi entrada anterior; ahora me referiré a otros 25, caracterizados sobre todo por su mayor complejidad y tamaño.
En las forma simples nuevamente aparece la gran abundancia de círculos incompletos; gracias a ellos el discurso circular es muy rico y variado; puede observarse como no existen las repeticiones. (O que solo se repiten aquellas formas mas elementales como el circulo con punto central o las dos circunferencias concéntricas).
En la primera imagen aparecen un número pequeño de formas solo formadas por círculos completos; en relación con aquellas que también tienen arcos abiertos

Al aislar y separar los círculos incompletos de las formas a las que pertenecen, vemos un buen número que son mayores de 180º, y que podríamos llamar herraduras (?).



Los desarrollos circulares muy complejos que aparecen en estos 25 grupos de grabados tienen apariencias muy geométricas, nada nos sugiere una visión antropomorfa. En el expresionismo abstracto , el artista revisa su obra para que no exista un accidente casual, una apariencia de boca u ojo, capaz de provocar lecturas figurativas; este rigor iconoclasta no existe en el arte rupestre prehistórico que permite tales lecturas en algunas ocasiones. En el Islam , su radical negación de la figuración no excluye que en la caligrafía y las artes decorativas a veces surjan figuras de aves u otras. El arte moderno produjo la abstracción y el geometrismo pero el siglo XX o cualquier otro de la historia, no se puede entender sin la figuración. Parece que en el arte el hombre sobre todo se representa a si mismo; el radical geometrismo circular del arte rupestre megalítico es sensible también a esta presión. De ahí los ciervos, que solo se producen el el NO peninsular.De ahí algunas sugerencias antropomorfas comentadas en nuestra entrada anterior. De ahí las estructuras en candelabro, con cabeza, cuerpo y muchos brazos; formas simples con segmento radial que tampoco se repiten en el segundo gran conjunto de grabados que comentamos.

1 comentario:

Juan Carlos Campos dijo...

Me llaman la atención dos cosas:
La primera es que hay que tener una buena razón para no cerrar totalmente los círculos.
Como tu bien dices, el circulo es una figura básica en todas las culturas y sin esa buena razón no se entiende una autodisciplina capaz de dejar la mayoría de las figuras “inacabadas” (pongo comillas porque es lo que percibimos desde nuestro punto de vista).
La otra curiosidad es que esta figura abierta y aparentemente inconclusa, permita un mayor desarrollo artístico. La mayoría de los círculos cerrados solo contienen una cazoleta, sin embargo los semicírculos pueden contener varias, incluso líneas que conectan radialmente su centro con otras figuras. Partiendo de varios semicírculos concéntricos podríamos diseñar un laberinto, cosa imposible desde los círculos…
Felicidades por los últimos artículos. Te han quedado “redondos”