jueves, 29 de marzo de 2007

Sobre el Monte Pindo y el laberinto como lugar de extravío



El Pindo no es un monte sino un conjunto de picos graníticos muy contiguos y abruptos que se extiende de Sur a Norte; y que en "dos por cuatro" quilómetros cuadrados aproximados de superficie contiene mas de 40 puntos por encima de los 400 metros de altitud. La "Moa" con 625 metros es su punto mas alto. La subida desde el Sur se realiza por una pista forestal que comienza en la carretera de Muros a Ezaro, en el extremo norte de Carnota. Todos los años los periódicos dan noticia de grupos de excursionistas que se extravían en esta serranía; pero esta posibilidad de perderse no se refiere mas que a una parte del trayecto que indicamos en el mapa. O a itinerarios "salvajes" que se realicen . En toda una primera parte de la subida al monte no hay posibilidad alguna de extravio, se sigue el acceso natural, que hasta hace muy poco era el camino normal que la gente usaba para ir a Ézaro desde Carnota. La pista transcurre paralela al cauce del pequeño riachuelo "Vadebois" ,e incluso podemos ir en coche; pronto llegamos a un llano: el "Chan das Lamas". En su final nos asomamos de nuevo al mar y despues de andar unos 100 metros vemos a nuestra derecha "O Pedrullo", un castillo roquero natural donde en la Edad Media se construyó un pequeño castillo.

O Pedrullo, visto desde el Este
Un laberinto consiste en un trayecto único que de forma complicada da vueltas y llega al centro de una forma circular sin posibilidad alguna de extravío; pero también se llama laberinto a un "maze" o laberinto-dédalo. Es casi imposible el extravío en el Monte Tecla u otros muchos montes donde sabemos que con solo andar en sentido ascendente llegaremos a la cumbre. Si subimos a la Moa desde el Pedrullo tampoco nos perderemos pues hay señales de senderismo que nos indican el camino. Sobrepasado el Pedrullo hay un pequeño llano que se prolonga hacia el SE. Después el sendero se introduce definitivamente en el interior del macizo montañoso. Un “laberinto” abrupto y granítico en el que en ausencia de una señalización de senderismo si que nos perderíamos.


Espacio llano inmediato al Pedrullo. Desde aquí hasta el Chan de Lourenzo, ya muy cerca de la cumbre ....... no nos atrevemos a indicar en el mapa el dificil sendero.

Un espacio caótico y desordenado se organiza , cuando una sucesión de intentos arbitrarios de penetrar cristaliza en la constitución de un sendero. La existencia de un sendero facilita el ascenso, evita las subidas salvajes muy fatigosas; pero, sobre todo, permite la organización de un espacio irregular y difícil. El sendero organiza el caos y ya no es posible el extravío. El sendero es un camino sin bifurcaciones que en una hora de marcha lleva al Chan de Lourenzo y a la Moa. Podemos decir que la subida a la Moa desde el Pedrullo es un "laberinto-dédalo", al que un sendero ha convertido en un "laberinto".