jueves, 24 de mayo de 2007

El alineamiento equinocial del Monte Pindo y el Cabo Finisterre.( I )


Si subimos a la Moa del Pindo,vemos en frente el Cabo Finisterre; si acudimos a un mapa descubriremos el alineamiento horizontal del cabo y el monte.
Las variaciones de la posición del sol al levantarse y ponerse sobre la línea del horizonte sirven para indicarnos las estaciones del año. El sol sale siempre por alguna parte situada en el Este y se pone por el Oeste; pero su posición varía de un día a otro. En el equinocio de primavera el sol sale y se pone sobre el Este y el Oeste geográficos. Desde muy antiguo el hombre observó el movimiento anual del sol. Un calendario se puede explicar con dos piedras alineadas genéricamente con el Este y el Oeste. Tras anotar a lo largo de un año la posición del sol, al salir y al ponerse, se producirán las correcciones necesarias hasta conseguir la recta equinocial.
Sin embargo, el descubrimiento de que dos puntos singulares del paisaje como el Cabo Finisterre y el Pindo están en dirección Este-Oeste estricta, pudo convertirlos en referencia supralocal, en símbolo que define el calendario de un amplio territorio.
El megalitismo indica unos conocimientos astronómicos; es este saber nuevo el que da una importancia nueva al monte Pindo; un hecho natural se convierte en símbolo . El creador del mundo, además de las rocas figurativas provocó su alineamiento equinocial con el cabo. Un monte muy singular por sus rocas figurativas, ahora participa en el orden cósmico que la nueva astronomía ha descubierto.
.........................................................................................................................................................
............................................................................................................................................................................

Nota 1. En un petroglifo encontrado cerca de la Moa del Pindo, por Jose Barreiro Barral.; dos espirales se enlazan provocando un saliente y una línea radial que sale del centro de la espiral de la derecha lo atraviesa y señala la espiral de la izquierda. Hay dos objetos geométricos o referencias que son el Pindo y el Sol; y entre ellos un saliente que sería el cabo Finisterre. El petroglifo nos sugiere el mapa que hemos reproducido, si suponemos al sol en su posición equinocial.




Es razonable pensar que la hechura material del grabado no debía ser muy consistente pues lo habría constatado Barreiro Barral. En lenguaje coloquial diríamos: no es un grabado contundente como la doble espiral de Laxe das Rodas , o el laberinto de Mogor. De alguna manera una teoría rigurosa sobre los petroglifos gallegos debía de hecerse -en una primera. instancia al menos- solo sobre aquello que un observador normal puede ver sobre la roca. Con mucha mas razón debe ser excluido un grabado que solo se conoce por un dibujo hecho en una caja de zapatos.Otra cuestión es que hay dos versiones del dibujo; aunque siempre he optado por la primera que se publicó en 1970. (.Compostellanum XV, nº4.)
En 1999, en su libro "Petroglifos de Galicia."; Fernando de la Peña solo cataloga esta referencia. La historia del petroglifo de "A Moa" nos la cuenta Jose Barreiro Barral en su libro "Los Montes del Pindo. Olimpo Celta y Desierto de Piedra".A Coruña 1986.
Yo no se por qué Barreiro Barral hizo un tan torpe dibujo del petroglifo en esta ocasión. A aún mejor ; no se por qué también reprodujo torpemente el medallón del Pindo.( Una pieza de cobre con aves que desapareció en los años 50-60 , y de la que da noticia Barros Silvelo a finales del siglo XIX , reproduciéndola con calidad. Además su dibujo fué incorporado al escudo del municipio de Carnota).
A mi me interesó el petroglifo en cualquiera de sus dos versiones. Había la posibilidad de ubicar un petroglifo en el paisaje que yo llevaba mucho tiempo recorriendo y estudiando. Surgió desde esta consideración una lectura de otro petroglifo muy importante y perteneciente al espacio inmediato al monte Pindo. La doble espiral de Laxe das Rodas; ubicada en el extremo Sur de la comarca carnotana.
A través del petroglifo que " no debe ser considerado", llegué a un terreno firme. Con mas o menos fortuna empezó ahí mi investigación sobre petroglifos. Jose Barreiro Barral fue un historiador autodidacta, que pintaba y restablecía retablos de iglesias , entre otras ocupaciones . Que vivió mas de un cuarto de siglo en O Pindo, el pueblo de pescadores en la falda del monte homónimo. Un historiador y un humanista, a quién tuve ocasión de conocer un poco antes de su muerte.
Su libro estaba agotado desde hacía mucho tiempo, y lo está pues nunca se reeditó; a mi me lo lo envió fotocopiado su autor.En mi unico encuentro con él, aún no había "visto" en el petroglifo lo que después vi ; y no recuerdo ningún comentario de su parte.No se si con su hijo Xose Ramón Barreiro Fernandez, que es historiador aunque no de la prehistoria, pudo hacerlo en algún momento. El punto clave etá en el "saliente" que a mi me sugiere el cabo Finisterre. Las ventanas del Poniente de su casa allí se asoman; los movimientos del sol por encima de esa línea estaban sin duda presentes en su vida.

Nota 2.
Reproducimos un fragmento de un libro de Pedro Marfany Vilarassau, "Galicia Incógnita" publicado en 1995, por el servicio de Publicaciones de la Diputación de A Coruña.
Pedro Marfany fué amigo y discípulo ( en lo que se refiere al Monte Pindo) de Barreiro Barral.
En este fragmento comenta una piedra cabalgada que se orienta hacia Finisterre, por tanto en dirección Este-Oeste. Un hecho natural que no disminuye su importancia; al fin y al cabo el alineamiento del Pindo y Finisterre es también un hecho geológico.


Nota 3.

El Olimpo griego es un monte muy alto y que está muy lejos de las ciudades griegas; hasta tal punto su cumbre es inalcanzable que los griegos hicieron de ella la residencia de los dioses. Tal cuestión se plantea de otra manera en el Pindo, su condición de monte sagrado es inseparable de la subida a la cumbre, de la visita o la peregrinación. Hay un topónimo "Onde se Adora"inmediato al lugar de O Pedrullo donde empieza el sendero que sube a la Moa. Cuando subimos al monte desde Carnota, atravesamos el Chan das Lamas y vemos allí de nuevo el mar, con la perspectiva de Isla Lobeira y el cabo Finisterre.
Al sobrepasar el Pedrullo y este umbral del monte que se prolonga en un pequeño llano, empieza el vertical y laberíntico camino que lleva a la Moa. Un sendero es la cristalización final de muchos intentos de encontrar la vía mas fácil de acceso. Desde el Pedrullo vemos enfrente una línea casi continua de laderas graníticas en donde no adivinamos el lugar por donde podría discurrir tal posibilidad.Hay sin embargo una referencia que es útil ; aunque hace zig-zag, el sendero transcurre una gran primera parte, en dirección Oeste-Este; vemos siempre a nuestra espalda al Pedrullo, isla Lobeira y el cabo Finisterre, alineados en esa dirección.

Manifestaba Pedro Marfany, al menos una pequeña duda sobre el caracter natural o no de una piedra cabalgada; esta cuestión también puede ser planteada sobre un difícil sendero de montaña.El Pedrullo es un umbral natural del monte; pero una vez llegados allí: ¿La vía mas fácil de acceso es esta que supone un nuevo alineamiento Este-Oeste ?. o en última instancia, ¿es muy importante distinguir entre hechos naturales y hechos que no lo son?. Si el alineamiento natural del Pindo y Finisterre tuvo un significado, también lo tendrían estos dos alineamientos menores que hemos referido.




Ver "Subida al Pindo dede Carnota (I)", entrada del 7 de mayo, en el blog: "Rutas y Paisajes.El Laberinto Atlántico". La dirección es:
http://jlgalovart.blogspot.com/2007/05/subida-al-pindo-desde-carnotai.html

Nota 4.
En el fragmento que reproduzco del capítulo II de "Los pueblos de la Galicia céltica" ( F.J.Gonzalez García.Akal 2007 ) al hablar de los castros mas grandes y urbanos se habla de "un modelo de organización interna del poblado,vertebrado entorno a un eje principal este-oeste". O se dice que, en Castro Grande de Neixón o Castrolandín, " la muralla de la croa circunda circunda un conjunto de afloramientos rocosos emplazados en el extremo norte del poblado, contando con dos accesos ,uno al naciente y otro al poniente".

"A su vez, el aumento considerable de la superficie habitacional con el objeto de albergar una población grande(se calcula un millar de personas viviendo en el oppidum de San Cibrán de Lás) conllevó una novedosa reordenación interna del conjunto y de las plantas de las construcciones domésticas. Se observa un modelo de organización interna del poblado,vertebrado entorno a un eje principal este-oeste que,si bien puede obedecer a influencias meridionales, creemos que puede entenderse mejor como la materialización mas monumental del patrón arquitectónico constatado para la Segunda Edad del Hierro en excavaciones recientes como el Castro Grande de Neixón o Castrolandín, en donde la muralla de la croa circunda circunda un conjunto de afloramientos rocosos emplazados en el extremo norte del poblado, contando con dos accesos ,uno al naciente y otro al poniente."

2 comentarios:

xiaoroel dijo...

Gustaríame comprobar a certeza da información do topónimo do que falas na Nota 3 "Onde se adora". É fiábel a información? Habería que comprobalo pois é un topónimo que sae fóra do norma (case, diría eu, un hapax legómenon -unha palabhra cunha soa atestación-).

Unha aperta de

Xiao Roel

Jose Luis Galovart. dijo...

o.K. polo de hapax legómenon:

D.Jose barreiro barral habla de una tradición cristiana en ese punto; en relación con ofrendas a San Guillermo de Finisterre.
El toponimo lo recoge también, el mapa comarcal del Instituto Geográfico. posiblemente por indicación de B.B.

ver "Subida al Pindo desde Carnota (I)", en blog "Rutas y Paisajes", entrada 7/05/2007
ver en blog "Laberinto", entradas
8/04/07 y 29/04/07