jueves, 21 de agosto de 2008

A Laxe Escrita y Os Castros. Petroglifos de Carnota (III).

No seguiré el orden que sigue José Cernadas en su libro , mi recorrido va de Norte a Sur, empezando por la Laxe Escrita, unos grabados conocidos hace ya mucho tiempo y que se encuentran casi en la justa mitad de la montaña carnotana.
O por la luz deficiente o por la mala conservación de los grabados, en muchos casos no habrá fotografías; pretendo considerar los dibujos de J. Cernadas (calcos) en relación con las rocas donde se hicieron los grabados. En cualquier punto del gran semicirculo carnotano tenemos una buena visión de su extremo Norte en el monte Pindo y la Moa. br />En la costa que va de la desembocadura del Miño a Cabo Silleiro y Monte Ferro, también he estudiado orientaciónes de los grabados y las ubicaciones; en el Monte Tecla, en A Riña, en Os Chetos, en Torroña, en A Cabeciña, en Monte Ferro. En la ría de Pontevedra he estudiado esta cuestión en Champás1,en A Godalleira ,en Xubiño. Otros lugares donde aparece es en el Pico Sacro; en O Carballiño, en los laberintos de Mogor y Armenteira.

A LAXE ESCRITA(nº 28)





En esta gran laxe hay grabados de distintas épocas; y entre ellos las cinco embarcaciones asociadas a motivos cruciformes; y cuyos surcos no son en "U"sino "estreitos e asperos, semellantes os feitos con un punteiro fino". Estamos en una cronología que puede ser la de un cristianismo muy primitivo y anterior a la consideración de la cruz como símbolo fundamental . La estación es la única que está señalizada, y en el panel que la ilustra se aventura la posibilidad de que los barcos sean fenicios. A mi me parece interesante que los barcos aparezcan en este lugar vinculado al Pindo, monte sagrado cuyo alineamiento equinocial con el cabo Finisterre y Santiago explica el surgimiento de éste última lugar; en la tradición jacobea el cuerpo del apostol llega a Galicia en barco. En un momento muy anterior el lugar de Carnota se vincula ya a las navegaciones.

OS CASTROS ( nº 27)


Un rellano que acaba en dos conjuntos de formaciones graníticas; un poco antes de la de la izquierda, en una roca aislada, están los grabados. Entre sus motivos destacan dos molinos prehistóricos; tal vez su finalidad práctica (además de ritual) explique la elección de esta roca, que no está en el punto mas alto del outeiro.