martes, 27 de febrero de 2007

La voluta del laberinto en Laxe das rodas (Lombo da Costa II). San Xurxo de Sacos.


Laxe das Rodas . Sta. Maria de sacos(Cotobade). según A. De la Peña y J.M. Rey.1999

Entre las muchas formas circulares de esta composición hay una singular y distinta ; pero hemos tenido que señalarla con una flecha para, a simple vista, distinguirla. En ella las líneas exteriores determinan ; a la izquierda un cuerpo de animal, a la derecha la voluta de un laberinto. Yo creo que en este panel se reivindica el surgimiento del laberinto desde las formas circulares.
Tenemos una composición con formas circulares "típicas", en la que aparece un singular dibujo con voluta.
Es una voluta incipiente o incompleta; solo se insinua. y es la única que existe en el panel. Yo creo que tuvo que ser muy importante el asegurar en el futuro una lectura "canónica" de los grabados. En el petroglifo de Cotobade la duda que pudiéramos tener sobre la voluta , se despeja: la misma línea que determina la voluta determina un animal. La legimitización del discurso figurativo se ha expresado ya anteriormente de esta manera; son varias las composiciones en que los ciervos se asocian a motivos circulares.
Yo creo que este gran panel de Cotobade , es una gran obra artística, y es un canto, una sinfonía en honor del discurso circular. Que incluye la constatación de la presencia del laberinto y de la figuración animal. Un animal incompleto que representa a los ciervos. Una voluta incompleta que representa al laberinto.
En el lugar hay otra roca con un grabado de mucho mayor tamaño. Comentaré su dibujo realizado por A. De la Peña y Vazquez Varela en 1977. Su fotografía también fué publicada por Ramón Sobrino Buhígas en el año 1935; en su "Corpus Petrogliphorum Gallaecia".




En la composición hay tres animales; pero el mas importante, el de forma mas cuidada; está completo y con uno de sus cuernos se asocia por contacto a un círculo pequeño, que tiene en su interior un círculo y un punto.
Estamos ante una gran forma con nueve circunferencias concéntricas , a la que es tangente el círculo pequeño; hay también un contacto emocionante y leve del animal principal .
Estamos ante la división del círculo en tres partes iguales, tres sectores de 120 º cada uno. Pero los radios que determinan tal partición se han efectuado de manera muy diferente; se evita toda simetría
De derecha a izquierda, un radio sale del segundo círculo, otro del punto central , otro del primer círculo. Un radio acaba en el interior, en el sexto círculo; otro en un fragmento del que sería décimo círculo; el tercero se prolonga mucho en el exterior del objeto.
Las tres líneas radiales nos hacen muy difícil o imposible la descomposición . Su estructura rígida nos recuerda a la de Monte Tetón. A "Monte Tetón", no a "Monte Tetón IV" ´.

.............................................................................................................................

La composición que en el panel principal señalamos con una flecha , sin embargo, es fácilmente descomponible.



lunes, 26 de febrero de 2007

Grabados post-laberinto


Hay tres grandes características de los laberintos: 1) sus cuatro volutas simples y su voluta doble; 2) su asimetría; y 3) el que no es una forma estrictamente circular pues en ella debe aparecer al menos en una ocasión la perpendicularidad de líneas. En su dibujo más acabado hay una cruz en el centro, pero al menos debe contener el eje vertical y la mitad de su brazo horizontal.

Si en un laberinto eliminamos la cruz y efectuamos las uniones que se indican resulta un "laberinto-maze".El recorrido que hacemos es muy semejante al que haríamos en un "laberinto" pero no hay camino de vuelta, no se llega a un "cul de sac". Sería un ejemplo de forma laberíntica estrictamente circular ,pero no es un "laberinto".

Vamos a añadir ahora solo media cruz, y veremos como si se obtiene un laberinto. El brazo izquierdo de la cruz tiene una finalidad "estética" pero no es necesario. El laberinto significa la irrupción de la perpendicularidad de líneas en el paradigma circular; pero bajo la forma de linea que incide perpendicularmente en otra.


Si ahora provocamos un pasillo en el laberinto, este hecho se manifiesta con caminos que inciden en la línea vertical de dos maneras distintas. Los dos caminos que indicamos en A, provocan una voluta. Los que indicamos en B inciden perpendicularmente y provocan dos "cul de sac".


En algunas representaciones simbólicas del laberinto que estudiaremos va a aparecer este hecho que hemos expuesto y que caracteriza a un laberinto si le provocamos un pasillo central. Sin embargo los elementos característicos A y B, no se ponen uno encima de otro, sino que se enfrentan. Así dispuesto el simbolo es susceptible de aparecer dentro de formas circulares. Y ademas provoca una asimetría que antes no existía: nos recuerda que el laberinto es una forma no simétrica.

En otras ocasiones encontraremos solo la voluta.
..........................................................................................................................................................................
.............................................................
Es evidente que la aparición del laberinto supuso una gran revolución, además de un gran prestigio, una confirmación del valor del discurso circular de los petroglifos. Hemos hablado de cinco representaciones de esta compleja forma geométrica en rocas de Galicia. Sobre el laberinto de O Rosal pensamos que está asociada al Monte Tecla que también debe ser considerado un monte sagrado de gran importancia. El laberinto está en su región inmediata. sin embargo no se orienta hacia él sino al NO.

El Laberinto de Oia-Torroña, el quinto de los laberintos gallegos , pertenece a una gran composición y además pensamos que no es neolítico .Vemos en él un gran parecido formal con un grabado de otro lugar en el que aparece un cuchillo; un cuchillo y un "ídolo-menhir". (Simultanamente aparecen ambas cosas. Otras formas figurativas que aparecen en los petroglifos y que la crítica normalmente ha considerado "ídolos", yo creo que no son ídolos sino colosos naturales, rocas antropomorfas..)

Quizás aparezcan algún día otras rocas solo dedicadas al laberinto; pero un número alto indicaría la repetición de una forma muy compleja y grande; que además podría cuestionar el protagonismo único del circulo con punto central.
Empezaremos estudiando una serie de paneles donde, en nuestra opinión, se hace un homenaje al laberinto y que son sobrios en lo figurativo.
En una segunda fase -que culminaría en la Gran Serpiente de Pedra da Boullosa, en Campo Lameiro- aparecerá su representación simbólica dentro de diseños que parecen laberintos, por sus cuernos asimétricos y su tamaño; pero que no lo son . O si lo son: dentro de una geometría pictórica y abstracta . Estos últimos que estudiaremos son Chan de Lagoa I y II, Rotea de Mendo y Pedra da Boullosa; en Campo Lameiro. En esta segunda fase el laberinto aparece dentro de muy largos discursos narrativos y pictóricos, en el que intervienen ciervos y formas geométricas.


laberinto de o Rosal.vemos el rio Miño, detrás de los montes está el Tecla; pero el grabado no se orienta hacia allí. sino hacia el NO. (fot. Leo D. & Monique)


jueves, 22 de febrero de 2007

Sobre el laberinto y su explicación en Godalleira (Mogor)




1.En Galicia se han encontrado cinco laberintos prehistóricos ; y al menos a cuatro de ellos es razonable atribuirles una antigüedad excepcional.
Por otra parte, los laberintos gallegos aparecen en el contexto de un discurso geométrico circular que incluye grandes y complejas formas. Entre ellas las que hemos estudiado en Narahio I, y que hemos llamado formas laberínticas estrictamente circulares.
En nuestra opinión el laberinto surgió por casualidad, pero dentro de un amplio trabajo anterior de considerar trayectos o caminos en el interior de una forma circular de suficiente tamaño y complejidad. La aparición independiente en varios puntos debe ser considerada excluida, pero en Galicia el laberinto pertenece a un lenguaje que existe antes que él; un lenguaje geométrico y topológico, circular y simbólico.





Es un rasgo característico de los petroglifos circulares gallegos, la existencia de una línea radial que saliendo del centro se prolonga hacia fuera de muchas y diversas maneras. Como ya dijimos, en “Cova da Bruxa” aparecen situaciones en las que es un pasillo lo que interrumpe las líneas circulares paralelas. Tal situación excepcional aparece también en un grabado de “Godelleira”, en Mogor.



Hay dos reproducciones distintas de este grabado, cuya estructura fundamental son siete círculos paralelos .La primera reproducción (fig1) es de García Alén y Antonio de la Peña, en ”Los petroglifos de la provincia de Pontevedra” (1980) . La segunda (fig 2) es una calcografía de Antonio de la Peña y J.M.Rey; en “Petroglifos de Galicia”(1999). Difieren an algunas cosas, pero no en lo que a nosotros mas nos interesa.

En las dos aparece una asimetría: solo en un lado se inicia en su exterior una octava línea circular. Ya hemos visto, al estudiar los "petroglifos de Muros", como es normal la aparición de lineas abiertas o incompletas. Si en el grabado de Godalleira consideramos solo las líneas exteriores, tendremos cinco líneas circulares enfrentadas a cuatro. (Aunque una de ellas sea extremadamente pequeña).


Una situación parecida aparece en unos pendientes prehistóricos de oro pertenecientes al Tesoro Bendoya, y que han sido a veces llamados “pendientes de laberinto”( A. Blanco Freixeiro.1998.” Estudios de Arqueología Gallega”.Museo Provincial. Pontevedra. p.23-48.) Los pendientes consisten en una forma circular interrumpida por un pasillo; y además, un pendiente tiene cinco líneas circulares y otro cuatro. En nuestra opinión se refieren a las líneas exteriores de un laberinto en el que se ha efectuado un pasillo. Nos hablan del laberinto, desde ellas sin mucha dificultad podemos construirlo.








Es muy probable que para efectuar cualquier tipo de figura circular grande y compleja se efectuaran primero sus líneas circulares. En un segundo momento se efectuarían los cierres y terminaciones que en cada caso se consideraran.
Alguien que iba a efectuar una forma circular con pasillo central y la asimetría antes descrita, una vez efectuadas sus líneas exteriores, tras considerar las dos volutas enfrentadas indicadas en fig.A , pudo también considerar la doble voluta indicada en fig. B


Fig. A y B






Observada la potencialidad de la situación que aparece se evitan las poco sugerentes circunfeencias concéntricas y se convierte la figura en una espiral, como se indica en fig.C. Se prolonga el pequeño arco exterior y se une con la línea inmediatamente anterior.



Fig. C







Solo hace falta provocar el cierre que se indica en fig D, para obtener un solo camino de ida y vuelta que va del interior al exterior en sus tres primeros trayectos, y que después gracias a la doble voluta vuelve al interior. Aquí se produce el descubrimiento de lo esencial de un laberinto, desde este que podíamos llamar “laberinto de cuatro trayectos” por tanteo se insistirá hasta obtener el de "siete trayectos" o clásico.





Fig. D




Solo hay que hacer los cierres que se indican en fig E, e introducir en el interior del pasillo un eje longitudinal que llega hasta el punto central, un tipo de actuación muy normal en los petroglifos gallegos.

Fig. D


2.
Que las cosas ocurrieron así podía indicarlo el laberinto de Mogor que no es estrictamente un laberinto de siete trayectos. En su parte central no es una línea continua, no hay en ella un solo camino de ida y vuelta.



En el centro del laberinto de cuatro trayectos ,se trataría de realizar dos nuevas volutas simples, pero solo se realiza la primera que es trivial. La segunda tiene una mayor complicación y pudo obtenerse no inmediatamente. Sería esta la causa de que en Mogor haya dos laberintos; solo el segundo que es mucho más pequeño, es ya un laberinto completo.




3. Sería suficiente el efectuar un eje longitudinal como el que nosotros hemos hecho pero el artista que hizo el grabado además de explicar el descubrimiento quiere asociarlo al símbolo fundamental de los petroglifos gallegos, el pequeño círculo con punto central. Por eso dibuja un eje longitudinal antropomorfo que nos indica que encajemos en el fondo del pasillo el círculo con punto central que tiene en una mano. Al hacerlo el segmento que sale de él constituirá el eje longitudinal.







Ver el artículo "The first labyrinth" en :
www.labyrinthos.net/f_homepage.htm

martes, 20 de febrero de 2007

Los petroglifos de Muros (V)



Hablamos en días anteriores de la doble espiral y los tres grandes cóncavos de Laxe das Rodas. Ahora hablaremos de otros dos de sus grabados.
El primero se reproduce en el cartel anunciador del lugar, y ocupa la portada del libro de J.Eiroa y Pepa Rey sobre cuyas reproducciones estamos trabajando.
Siempre tuvo para mi este diseño una presencia vegetal; pero al considerar la posibilidad de su descomposición vemos que sugiere lo masculino y se obtiene encajando: 1) un círculo con punto central. 2) dos círculos concéntricos . 3) los atributos sexuales masculinos.

En los petroglifos gallegos hay un amplio conjunto de grabados figurativos que consisten sobretodo en ciervos; ciervos machos con su sexo erecto, actitudes sexuales de ciervos y ciervas,etc,etc. Es importante en los discursos de todas las religiones y culturas, las referencias a lo masculino y lo femenino; en los grabados con ciervos se nos habla también de estas cuestiones, desde un punto de vista naturalista y muy razonablemente positivo. No se pretende con ellos hacer un discurso sobre la sexualidad animal, sino sobre los seres humanos y los dos sexos. Este discurso, en nuestra opinión, se inicia en Laxe das Rodas. Además de este grabado que evoca lo masculino, hay un segundo que nos sugiere lo femenino. Se trata de un circulo con punto central y tres circunferencias concentricas: una cabeza y tres pares de brazos que encima de la cabeza se unen. Hemos planteado esta cuestión en Narahio I, Morosa do Paso y Chans de Tras.
"Laxe das Rodas"es un espacio emblemático donde se producen grabados emblemáticos. Es una gran "catedral" del arte rupestre gallego ( o galaico-portugués ).Desde Laxe das Rodas, en sus alrededores o siguiendo el curso del rio Longarelos, se van utilizando lugares para continuar un discurso en el que -hasta que llegamos a Cova da Bruxa- nunca hay ciervos, ,......ni mucho menos hay armas de metal: no existen en los "petroglifos de Muros"Se trata ahora de buscar algún rastro del "laberinto clásico"; en Laxa do Carrizo hay una forma laberíntica ("maze") que no es estrictamente circular. En el "laberinto clásico" está presente la perpendicularidad .En la cuestión del laberinto debe considerarse la cercanía geográfica del laberinto de Mogor. Que hay en Galicia , en su costa atlántica cinco lugares con "laberintos clásicos" prehistóricos: Dos en Mogor. Uno en Armenteira. Uno en O Rosal. Otro en Torroña-Oia.

Cova da Bruxa, entre todos los "petroglifos de Muros", es la roca que está en el punto mas lejano de Chan de Eiroa, Louro y San Francisco,....aunque a lo lejos vemos Monte Louro, este espacio ya no se asoma a su laguna marítima sino a Muros, en el interior de la ría. En su extremo Norte.
Desde Chan de Eiroa, subimos hasta Taxes ,, siguiendo el riachuelo Longarelos,encajonados entre Narahio y Monte As Cruces, entre laderas y mucho granito. Después hay un gran espacio abierto protegido del Norte por la montaña carnotana. Debajo del monte donde hay un repetidor de la Tv está la roca. Sus grabados están muy desgastados, es imposible ver los dibujos.
Una característica de los grabados con ciervos, es que en ellos aparecen formas geométricas circulares, sobretodo circulos con punto central o animales asociados a círculos u otras formas. No hay un discurso figurativo totalmente independiente. Los artistas-grabadores se introducen en la figuración, en la plena figuración animal. Sigue habiendo en Cova das Bruxas dos discursos, uno mas simbólico; y otro mas pictórico , la novedad es que este segundo ahora es figurativo. Los ciervos son soportes para discursos narrativos precisos, sobre cosas que afectan a los seres humanos. Sobre la mujer y el hombre. Sobre el hombre y la mujer.

Los ciervos son los únicos protagonistas animales de Cova da Bruxa (no consideramos su reticulado zoomorfo por su "estilo" pictórico muy distinto).
En otras composiciones importantes hay cierta incertidumbre o se identifican claramente otros animales Nuestra referencia principal son dos importantes paneles de ciervos. Uno está Poio, cerca de Pontevedra. Otro en Cangas do Morrazo, en el lado Norte de la ría de Vigo.
En Cova da Bruxa tampoco hay rastro de armas de metal. Presumiblemente, seguimos estando en el Neolítico. No sabemos aún si estamos, antes o después del laberinto de Mogor.
En el Norte de la ría de Pontevedra, enfrente de Mogor; está Poio y Armenteira . En Armenteira está la "roca del laberinto" . En ella también hay un ciervo.
Es la cuestión del laberinto lo que nos lleva nuevamenta a Cova da Bruxa, a la parte del panel donde predomina la geometría simbólica y circular. Nos fijaremos en los pasillos que han sustituido a los ejes longitudinales . No son muy abundantes en Galicia.
Con gran sorpresa encontré por casualidad un diseño parecido en un importante libro sobre los petroglifos de la provincia de Pontevedra, de García Alen y Antonio de la Peña. Se trataba de el petroglifo de "Godalleira". Ubicado en Mogor, pero que no pertenece al conjunto donde está el laberinto.
No hablaremos aún de Laxa do Carrizo, su pasillo con rotonda o rond point será considerada con posterioridad a nuestra visita a Mogor. De Cova da Bruxa bajamos a Muros, de Muros a Noia y cogemos la autopista en Caldas o Padrón. Bajamos hasta Pontevedra, cruzamos la ría. Después está Marín. y enseguida Mogor.

El dibujo de "Godalleira" es mucho mejor cuando en el ordenador lo giramos 180º.
Hay un eje longitudinal en el medio del pasillo. Piense el lector desde esa perspectiva. ¿es un eje antropomorfo?. Si el eje es antropomorfo: ¿que tiene en su mano izquierda? ¿que hace con su mano derecha?

lunes, 19 de febrero de 2007

Los petroglifos de Muros (IV)


1. En Cova das Bruxas aparecen un gran número de dibujos de ciervos; y al menos un reticulado zoomorfo. Analizaremos esta cuestión enseguida. Empezaremos constatando que la evolución de las formas geométricas ha producido formas en las que un pasillo sustituye a la línea longitudinal.
Otra cuestión importante y nueva es que en el paradigma circular se ha introducido la perpendicularidad. La composición de arriba es mas pictórica y en la de abajo hay una forma geométrica que permite pensar en su descomposición.

Presentamos dos reproducciones de Cova das Bruxas. La primera es una fotografía de Eiroa y Pepa Rey. La segunda corresponde a un “calco” de todo el panel, realizado por Antonio de la Peña y J.M. Rey, publicado en 1999; y confirma las líneas generales de la versión muy anterior . De momento sin embargo no se han publicado "calcos" de las otras rocas de los "petroglifos de Muros"

2.
En Laxa do Carrizo no hay tampoco eje logitudinal y el pasillo ha evolucionado hasta provocar una gran rotonda o rond point. Se trata además de un “laberinto-maze” que como el laberinto de Mogor tiene ocho líneas circulares. Si lo comparamos con las formas laberínticas de Narahio I vemos que esta de Laxa do Carrizo no es estrictamente circular.

Ningún buen artista copia a otros artistas, pero si que muchas veces efectuará homenajes a trabajos anteriores. Pensamos por ejemplo en las Meninas de Velazquez pintadas por Picasso.
En un discurso como el de los petroglifos gallegos que trata de lo sagrado y lo trascendente el homenaje a grabados anteriores tendría una segunda finalidad; insistir en que los nuevos discursos se entroncan en los antiguos, proceden de ellos. En el decir popular se llaman muchas veces a las rocas con grabados "piedras escritas"; su conjunto constituyen un discurso unitario, un "libro" que como la Biblia se va efectuando en periodos distintos de tiempo. Los homenajes a formas anteriores relacionan lo nuevo con lo antiguo.
Vemos como la forma en candelabro que pertenece a“Narahio I” (fig. 1) , evoluciona muy sencillamente y produce la de Laxa do Carrizo (fig.2). Solo es necesario eliminar el ensanchamiento y continuar un poco la linea exterior. Además, en Laxa do Carrizo en vez de acabar en curva se hace en forma recta.

domingo, 18 de febrero de 2007

Los petroglifos de Muros (III)


El lenguaje simbólico se alimenta ahora en un discurso de caminos y trayectos circulares, de recorridos complejos que podemos efectuar si apoyamos nuestro dedo sobre el grabado real, o sobre su reproducción en un libro.
Si yo tuviera que aprenderme de memoria el cuento de Caperucita Roja podría utilizar como soporte nemotécnico cualquier cosa que no fuese un conjunto de círculos concéntricos o formas muy simétricas. Yo creo que a los autores de Narahío I les interesaron mucho los caminos abiertos o aquellos otros que llevan a callejones sin salida . Una forma laberíntica es un juego de caminos que rompe la rigidez unívoca de la espiral; podemos también recorrerlos con el dedo; pero al hacerlo van surgiendo cosas imprevistas; hay puntos señalados que permiten dividir nuestro discurso.Por eso crearon estas formas laberínticas ("mazes") de Narahio I.

En Narahio I hay mas de dos formas pictóricas semejantes relacionadas y son, ahora, formas laberínticas Esta línea de trabajo se desarrolla de forma amplia, pero en todos los casos las formas son estrictamente circulares.

Solo una presenta línea radial: giramos 180º su dibujo y planteamos su descomposición.

Tenemos una figura circular que es el resultado de considerar un pequeño "círculo con punto central" y una forma para la que no tenemos un nombre.Pero este nombre debió existir. La forma aparecerá mas tarde, en Laxa do Carrizo; aunque levemente modificada. No presenta el abultamiento que le da a la figura completa de Narahio I una apariencia femenina.

Los petroglifos de Muros (II)


1.En Chans de Tras aparecen dos formas circulares enlazadas .En Laxe das Rodas se relacionan dos espirales, en Pedra da Chula hay dos formas circulares, en Naraio I veremos como se enlazan dos formas laberínticas estrictamente circulares.

Aparece también una zona redondeada muy grande delimitada por un línea abierta. En Narahío II, hablamos de formas circulares incompletas ; ahora aparece una que supone la transgresión de la estricta circularidad. Que define un gran espacio abierto. Un espacio donde no hay formas identificables. En muchos paneles podría haber algunas partes mas pictóricas y otras mas geométricas y simbólicas, que corresponderían a dos funciones diferentes. Antes de la lengua escrita serían útiles soportes nemotécnicos que permitieran memorizar y transmitir con fidelidad discursos importantes. Algo de esto hacían los bardos irlandeses. Y en el Islam, el mensaje oral de Mahoma se transmite a unos especialistas llamados "memoriones"; es la insuficiencia de su trabajo lo que impulsa el desarrollo del árabe como lengua escrita.

Una segunda función es mas estrictamente simbólica. La estrella de David o la cruz son usados por religiones actuales como símbolos que inmutables atraviesan los siglos. Antes de la lengua escrita la "repetición" sería un sinsentido; con idénticas o parecidas funciones a nuestros emblemas actuales se irían creando símbolos válidos durante periodos de tiempo. Esa función pudo realizarse en lo que casi podríamos llamar "composición circular standard": una cazoleta o punto central, envuelta por formas circulares y con eje radial.
O aún mejor: Un "circulo con punto central" vuelto por líneas circulares concéntricas de distinto tipo; y un eje radial que las interrumpe.
La cuestión es analizar y distinguir las distintas formas que se van encajando; pensar en algo parecido a una descomposición, una estructura en candelabro.

Los círculos no completos en ocasiones como ésta pueden sugerirnos brazos de una bailarina prehistórica. Una cabeza y brazos; el tronco ,la cintura y la línea de enlace entre las dos formas circulares. Plantearemos pronto otros ejemplos en este sentido.
La segunda forma circular también puede leerse de forma independiente: se descompone en un circulo con punto central y un doble círculo. Preferimos decirlo así; no es para nosotros un punto envuelto por tres líneas circulares.

2. Morosa do Paso
Hay por una parte dos formas circulares muy "pictóricas"; en ellas se insertan formas no circulares . Hay otros dos o tres dibujos mas en este sentido que no reproducimos.

También hay, en una posición secundaria del panel, otras dos formas mas simples que si nos atrevemos a descomponer.Sobretodo es sugerente la de la izquierda; a mi me hace pensar en una figura femenina con tes pares de brazos; unidos encima de la cabeza. Si es así no solo tiene brazos, tiene una cintura , En su base se bifurca la línea central y tiene piernas. O piernas y piés.

El lenguaje simbólico no lo desarrolla un "diseñador de símbolos" o un "geómetra" sino un artista-pintor. o un "diseñador" muy creativo. Es en lo artístico, en la libre experimentación y en la transgresión donde se alimenta el discurso que determina nuevas formas simbólicas.

http://web.jet.es/jose_barral/petrotel/gpm1984/gpm1984.htm

jueves, 15 de febrero de 2007

Los petroglifos de Muros (I)


En Naraio II, solo hay tres grabados; y cada uno está solo en una roca distinta. Las estaciones de O Cruceiro y Sistamares, no tienen mas que los motivos que se reproducen. No son por tanto motivos secundarios dentro de una composición.
En “Pedra da Chula” solo hay dos motivos y están en una relación de oposición y contraste. Uno tiene tres círculos concentricos; y otro cuatro.

Consideraremos el estudio del eje central y las formas circulares que en el se acoplan. Lo haremos al principio en los "petroglifos de Muros", que se ubican sobretodo siguiendo el curso del pequeño río Longarelos, desde El Chan de Eeiroa hasta un punto simétrico de Mallou, en la montaña carnotana. Vemos a Montelouro cada vez mas a lo lejos.En "Cova da Bruxa" ya se ve la ría y el puerto de Muros.

Entre los puntos últimos están dos rocas :1) "Cova da Bruxa", que tiene ciervos y 2) "Laxe do Carrizo" que es una forma laberíntica ("maze") que yo llamo "no estrictamente circular". Ambas por su complejidad y tamaño se considerarán en apartados últimos.
En "Laxe das Rodas" no hay rastro de cuchillo u otro instrumento de metal. No lo hay tampoco en todo el conjunto agrupado en su día bajo el nombre de " petroglifos de Muros".

Es importante señalar que además de circulos completos aparecen otros incompletos, arcos de circunferencia de tamaños diferentes; líneas abiertas y cerradas.
A veces el eje ha desaparecido.


Louro visto desde la carretera de Carnota

Subida al Pindo desde Carnota. ( fotografías)