martes, 27 de febrero de 2007

La voluta del laberinto en Laxe das rodas (Lombo da Costa II). San Xurxo de Sacos.


Laxe das Rodas . Sta. Maria de sacos(Cotobade). según A. De la Peña y J.M. Rey.1999

Entre las muchas formas circulares de esta composición hay una singular y distinta ; pero hemos tenido que señalarla con una flecha para, a simple vista, distinguirla. En ella las líneas exteriores determinan ; a la izquierda un cuerpo de animal, a la derecha la voluta de un laberinto. Yo creo que en este panel se reivindica el surgimiento del laberinto desde las formas circulares.
Tenemos una composición con formas circulares "típicas", en la que aparece un singular dibujo con voluta.
Es una voluta incipiente o incompleta; solo se insinua. y es la única que existe en el panel. Yo creo que tuvo que ser muy importante el asegurar en el futuro una lectura "canónica" de los grabados. En el petroglifo de Cotobade la duda que pudiéramos tener sobre la voluta , se despeja: la misma línea que determina la voluta determina un animal. La legimitización del discurso figurativo se ha expresado ya anteriormente de esta manera; son varias las composiciones en que los ciervos se asocian a motivos circulares.
Yo creo que este gran panel de Cotobade , es una gran obra artística, y es un canto, una sinfonía en honor del discurso circular. Que incluye la constatación de la presencia del laberinto y de la figuración animal. Un animal incompleto que representa a los ciervos. Una voluta incompleta que representa al laberinto.
En el lugar hay otra roca con un grabado de mucho mayor tamaño. Comentaré su dibujo realizado por A. De la Peña y Vazquez Varela en 1977. Su fotografía también fué publicada por Ramón Sobrino Buhígas en el año 1935; en su "Corpus Petrogliphorum Gallaecia".




En la composición hay tres animales; pero el mas importante, el de forma mas cuidada; está completo y con uno de sus cuernos se asocia por contacto a un círculo pequeño, que tiene en su interior un círculo y un punto.
Estamos ante una gran forma con nueve circunferencias concéntricas , a la que es tangente el círculo pequeño; hay también un contacto emocionante y leve del animal principal .
Estamos ante la división del círculo en tres partes iguales, tres sectores de 120 º cada uno. Pero los radios que determinan tal partición se han efectuado de manera muy diferente; se evita toda simetría
De derecha a izquierda, un radio sale del segundo círculo, otro del punto central , otro del primer círculo. Un radio acaba en el interior, en el sexto círculo; otro en un fragmento del que sería décimo círculo; el tercero se prolonga mucho en el exterior del objeto.
Las tres líneas radiales nos hacen muy difícil o imposible la descomposición . Su estructura rígida nos recuerda a la de Monte Tetón. A "Monte Tetón", no a "Monte Tetón IV" ´.

.............................................................................................................................

La composición que en el panel principal señalamos con una flecha , sin embargo, es fácilmente descomponible.